Trabajar para vivir

Hoy en día, esa frase no tiene validez alguna, lo que las empresas y los jefes piensan es que una persona vive para trabajar, quieren que te pases el día encerrado en tu oficina, o rompiendote la espalda, por un sueldo que no alcanza para cubrir a veces las necesidades básicas, o que no te permite planificar para el futuro, o aspirar a algo más, como querer tener tu propia casa, o querer que tus hijos estudien en una buena escuela, o salir de paseo a un lugar bonito con tu familia o esposa o quizá solo quieras vivir menos apretado.
“El que gana más, gasta más”. así piensan los que tienen dinero o los que ganan una buena plata, pero que no quieren que otros reciban los mismos ingresos que ellos.
Realmente, esa forma de pensar no me parece justa. Pero, en un sistema como este, nada es justo, y nada será justo nunca.
Sin embargo, mi punto en este post, no es hablar de otros o criticar el sistema, quiero poner en claro que yo sí quiero trabajar, pero con el fin de poder vivir y disfrutar de las cosas que una vida sana, ordenada y decente me ofrece.
Me refiero, a una casita bonita, en la que pueda pasar tiempo de calidad con mi familia, poder disfrutar de una comida en compañía de las personas que amo, en mi casa, poder hacer las cosas que me gustan, como poder reunirme con mis amigos a cantar y tocar la guitarra, o salir a tomar fotografías o qué se yo, poder hacer cosas agradables, dedicar más tiempo de calidad a nuestro creador, que nos da miles de bendiciones a diario, pero pareciera que a veces, perdemos eso, todos lo pierden, la visión de que lo que más necesitamos es unidad, felicidad, estar rodeados de las personas que amamos.
Tenemos que esforzarnos por lo que realmente importante, y en nuestras posibilidades, disfrutar del duro esfuerzo y trabajo que a diario hacemos, por nostros y por nuestra familia.